¿Cómo proteger tu casa de los insectos?

jueves, 21 julio 2016

¿Cómo proteger tu casa de los insectos?

El verano es una época del año maravillosa, que todo el mundo espera con mucha ganas. Lamentablemente, también aparecen los molestos insectos.
¿Existen productos para luchar contra ellos y protegernos? ¡Mira estos útiles consejos que te ofrecemos!

Lo primero que hay que decir es que la mosquitera es uno de los mejores inventos para protegernos de los mosquitos. Sin embargo, no nos libramos de que los insectos perturben nuestros sueños ya sea, acercándose y picándonos o con su ruidito irritante.

Los mosquitos no aguantan olores fuertes como el de la citronela, la lavanda, el geranio, el limón o el vinagre. Esto significa que estos olores los alejan de nosotros.

Una solución sería colocar en el alféizar de la ventana un recipiente con agua y unas cucharadas de vinagre o zumo de limón. O también puedes poner un recipiente con una mezcla de agua y citronela o lavanda. Otra opción es tener en el alféizar una planta de geranio, cuyo olor tampoco soportan.

Para los amantes de las velas: Echar dos gotas de aceite de neem o citronela en una vela y encenderla. Para nosotros es un olor agradable para nuestro hogar pero para los insectos es repelente. Hay que tener en cuenta la posición de la vela. Lo mejor es que esté en el umbral de una puerta o en el alféizar de una venta para que actúe como barrera natural y para que el olor se propague por la habitación.

Otro remedio natural y casero, que seguramente lo habrás escuchado de las abuelas, es tener una cebolla cortada por la mitad y con especias de clavo incrustado. Hay que recordar que el zumo de una cebolla es muy útil para reducir la hinchazón y el ardor de las picaduras de mosquitos.

También puedes cocer menta y albahaca en agua. Si te pones esta mezcla en tu piel, actuará como protección contra los insectos. Para hacer esta mezcla añadir 15 hojas de albahaca y menta (también puedes añadir perjil) por cada 100 ml de agua y hervirlo todo. Una vez esté listo, eliminar las hojas de albahaca, menta y perejil, en su caso, y meter el frigorífico para dejar enfriar ante de utilizar.